De la cuasa a la lucha

Un 28 de octubre del año 2010, la señora Irinea Buendía sufrió de una perdida que cambiaría su vida para siempre: Su yerno, el esposo de  Mariana Lima, le habló por la madrugada para darle la noticia de que su hija se había suicidado, sin más, ella salió al lugar de los hechos, dónde encontró la puerta abierta, la casa sola y el cuerpo de su hija, húmedo, tendido sobre la cama y con marcas de tortura.

Julio César Hernández Ballinas un policía judicial que violentaba física y psicológicamente a su esposa, bajo el conocimiento de pleno  de su suegra, había cometido un error táctico que dictaría el curso de esta historia, pues al momento de llegar Irinea, poco antes del amanecer, él salió a orquestar un montaje, del cual fue testigo la madre de la jóven de 29 años que horas antes le había comunicado que no soportaba más y que aquella noche al fin escaparía de la violencia que vivía con su pareja.

Hernandez Ballinas era policía de mediano cargo y con un perfil sociópata muy común entre sus colegas, parte del entramado más sórdido y corrupto que conforma el sistema judicial de nuestro país.

Como una expresión clara de la impunidad y complicidad con la que se sostienen estás instituciones, basta repensar que el caso de Mariana, pasó por al menos 20 ministerios públicos, 3 fiscales, 2 subprocuradores y más de 4 años de lucha aguerrida e imparable, en la que la fuerza del dolor de una mujer, devino en una expresión de amor que aclama justicia para cada mujer que murió siendo una estadística de un estado que sostuvo la impunidad de un asesino negando las leyes más fundamentales de la física universal, pues entre las pruebas con las que se afirmó el “suicidio” de Mariana, estaba una armella y un cordón que ni afianzados a el material mas rígido podrían soportar más de 20 kilos. De este modo el asesinato de Mariana no solo es una asalto a la vida humana sino a la razón colectiva, y a su vez un gran ejemplo de que solo mediante la lucha llegaremos a un lugar mejor.

El retrato de Irinea forma parte de un gran y lamentable álbum familiar generado por la crisis pero desde la esperanza y fortaleza de un profundo amor .

En No/Foundation nos inspiramos de la fuerza de mujeres como Irinea para seguir construyendo hacia un mundo de no violencia.

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: