Una historia de talento y de violencia

Mariana Villanueva, alias Haku, es una ilustradora mexicana que en los últimos años tuvo un gran despegue en el ámbito de la ilustración, esto en gran medida por la redes sociales, sin demeritar su talento técnico, pues la joven tiene una mano tan detallista y de gran poder artístico, como la cantidad de selfies y actividad en redes y seguidores, muchos atraídos por su físico,sin embargo, como todo artista en formación, sus creaciones presentan claramente la influencia de famosos creadores relacionados con la estética delo macabro y fúnebre, fácilmente se puede reconocer a José Guadalupe Posadas, Manuel Manilla, HR Giger, Zdzilaw Beksinski, videojuegos como Silent Hill,  etc,

Esto es tan natural si asumimos que todo arte es resultado de la reinterpretación de uno ya existe, pues así, estas influencias podríamos encontrarlas cambiando de caso y mezclando a los autores de modo que las coincidencias serían evidentes, aunque no hubiese contacto entre el uno con el otro, pues somos seres gregarios que compartimos símbolos, para resignificar la vida, Shakespeare, no inventó su lengua, se apropió de ella para  crear mundos posibles. De modo que la cuestión de la autoría es una discusión amplia y ambivalente al fin. Por lo que, en el tema de lo sucedido con Mariana, se deriva uno más grave en términos actuales, el cual es la violencia inmesurada que se ejerce en las redes sociales.

En octubre del año pasado un usuario de facebook denunció la similitud de la ilustración que haku presentó para portada de Gears Of Wars, de Microsoft, mediante la siguiente publicación:

noticia-02

Inmediatamente se comenzó a compartir dicha publicación y las expresiones de rechazo no dejaron de golpear en el muro de la joven, un linchamiento virtual es muy similar a uno en la vida real, las multitudes se arrojan con tal desprecio de la vida de otro que no les importa el daño que le puedan causar, lo único les motiva es la furia visceral y un reclamo por “justicia” sin embargo, en este caso la doble moral es elemento predominante, ya que comentarios como los que le llovieron a durante meses, no pueden salir de una persona con una moral tan firme, pues el “plagio” fue castigado con la misoginia, con el acoso sexual y la vulgaridad colectiva.

Haku cerró su perfil y quedó muy afectada psicológicamente, sin embargo, hace poco  resurgió en redes sociales, publicando su incursión en el mundo del tatuaje y su nueva exposición en el Museo de de HR Giger en Suiza, donde todos los artistas que exponen lo hacen como un homenaje, donde las copias no existen y la influencia es un valor agregado. Ahora el tema del plagio, nos ha servido a muchos para generar una lectura distinta, en la que una mujer con talento es capaz de superar hasta la cultura de violencia y misoginia que impera en nuestro país.

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: